El ritual del santo mudo y el poder de los antepasados: A propósito de Contramaestre, Santiago de Cuba

José Alberto Galván Tudela

Resumen


“Tengo 121 comisiones. Tú vas a ser el palo mayor, pero dejo un poquito para cada uno”. Así se expresaba un palero del oriente cubano en el lecho de muerte, acaecida el 15 de junio de 1981. Se dirigía a sus dos hijos varones y a su hija, iniciada en el espiritismo y que ya ejercía de santera, como ahijada de san Lázaro o Babalú-Ayé al igual que su padre. Pero ella desconocía en detalle los rituales de vudú rito Kongo que su padre practicaba. Reacia a aceptarlo, será una vecina de la familia, de origen haitiano, quien la introducirá en la forma de hacerlo. El padre, dicen, que de repente desaparecía de casa y se pasaba semanas en el Sao (monte) llevando a cabo sus rituales en solitario. Ella lo comenzará a practicar ayudada no solo por la pichona de haitiana, cuyo padre también lo practicaba, sino por otros familiares, en su mayoría hombres casados, que la acompañarán para efectuar su ofrenda. La presente comunicación pretende analizar los procesos de transmisión simbólica y reproducción social en una familia afrocubana, en ocasión de la muerte del padre, en términos de empoderamiento de las mujeres, y en un contexto fundamental, la construcción simbólica de la identidad de linaje en el oriente cubano.

Palabras clave


Vudú rito Kongo, transmisión simbólica, empoderamiento femenino, identidad de linaje, Contramaestre, Cuba.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback



Copyright (c) 2015 Batey. Revista Cubana de Antropología Sociocultural

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

ISSN 2225-529X

 

______________________________________________________________________

Revista Batey. http://www.revista-batey.com/index.php/batey Email: sierratorresguillermo@gmail.com. Teléfono: (52) 2282933224

______________________________________________________________________